sábado, 28 de abril de 2012

La belleza de los sabores




Rothko nació en Rusia, aunque  con diez años marchó a es Estados Unidos  donde su padre murió al poco tiempo de establecerse debido a un cáncer de colón. Nunca fue fácil la vida del pintor pero a pesar de las dificultades consiguió estudiar filosofía en Harvard. Pronto se sitió atraído por las profesiones artísticas: comenzó siendo actor pero rápidamente realizó sus primeros trabajos pictóricos.

Rothko creía que la tradición estaba agotada, que el arte figurativo ya no tenía la fuerza necesaria para conectarnos con la tragedia humana ni con un horizonte abierto. Pensaba, como  nos ha recordado Mario Vargas Llosa en su nuevo libro, que la cultura se estaba convirtiendo en espectáculo que solo servía para aliviar el dolor  por medio de la distracción, de la satisfacción diaria, de hecho, para algunos la cultura se puede reducir prácticamente a entretenimiento y esto provoca el olvido de la condición humana. La abolición de la cultura, del arte, es la otra cara de la deshumanización del mundo contemporáneo. Solo un lenguaje diferente  podría despertarnos de la apatía en que entonces se vivía. Por ello, y poco a poco, fue cambiando su estilo: pasó de representar a tristes personajes en el metro neoyorkino a centrarse exclusivamente en el espíritu de la pintura: la línea y el color. Y esto era por primera vez asombrosamente dramático. Rothko a través de sus lienzos quería crear el espacio para que aconteciera la vida, la salvación: nos sumerge en el color para hacernos vivir auténticamente, para alimentar una vida que se ahoga en la superficialidad, para conducirnos más allá de las apariencias; este batido de moras es también alimento: su sencillez no es trivialidad, sino una llamada de atención para centrarnos en lo fundamental, en aquello que nos da vida. Rothko nos ofrece lo primordial: el color y la línea. El batido de moras: color, textura y sabor…¿no es también lo sustancial en la cocina?

Las obras parecen moverse, como las grandes obras de arte, generan su propio espacio y nos invitan a entrar en él: de esta manera nos hacen ser de otro modo diciéndonos quiénes somos en realidad, los colores flotan, se hinchan, se disuelven, se desvanecen...un placer para la vista especialmente para una mirada ascética, capaz de despojarse de todo lo secundario, accidental: un placer no usual en doble sentido: ni tiene una finalidad práctica ni es captable con facilidad. Rothko comenzaba a triunfar comercialmente y quizás eso no era suficiente para él. Quizás el triunfo comercial era, en el fondo, un fracaso de sus planteamientos: el capitalismo lo devora todo porque todo lo hace mercancía y, me parece, nunca quiso un arte mercantil, es decir, un arte que se negase a sí mismo para venderse.

El pintor continuó intentando rescatar la fuerza del color, como en esta bebida morada, en la que el color y el sabor nos transporten a un lugar donde no hemos estado nunca, que nos impacten, que nos sorprendan... Por eso la contemplación de estos lienzos nunca cansa, siempre descubrimos algo nuevo: los colores se adelgazan, se revelan, se desvanecen pero también nos descubrimos siempre de nuevo, son como puerta que se abren en nuestro interior.

Rothko es conocido como un artista de estilo expresionista abstracto, aunque el nunca consideró abstractas sus pinturas, para él tenían un tema: la experiencia humana, las emociones primordiales. Uno de los adjetivos que más utilizaba para sus creaciones era "emocionantes" puesto que sus pinturas no eran nada sin el espectador, quien se sentía atraído magnéticamente hacia ellas, hacia ese brillo interior que provocaba un silencio ensordecedor.

Como las pinturas de Rothko este batido nos atrae intensamente por el color y el misterio o incertidumbre que puede provocar su sabor; como las pinturas, muchas veces las comidas también nos hablan de las mociones elementales: disfrutar de un día feriado, al sol y en la calle, disfrutar de este batido morado, en silencio escuchando la belleza los sabores. 


Gracias a Katie Stearns por la traducción al inglés.

15 comentarios:

Miss Migas dijo...

Adoro a Rothko, hace un par de años fui a Londre simplemente a una exposición suya en el Tate. Ver sus obras me da paz, serenidad, a la vez que fuerza.
Has utilizado un símil maravilloso con este batido Linda, una entrada muy pero que muy bnita. Besos

Ingrid dijo...

Ohhh! tremendo! me imagino el sabor intenso... ;)
Un beso fuerte!

Chef Aprendiz dijo...

Me encantan las moras sobre todo por el color. Han quedado de maravilla en esta receta que pienso hacer lo antes posible. Gracias por todas las ideas que das.

Anónimo dijo...

Enhorabuena por tu blog
Me parece exquisito, nunca mejor dicho
Muy interesante
Un beso
Paco Gallardo

Kako dijo...

Me encanta Rothko!, hay un cuadro en tonos rojos que me parece maravilloso, con mucha fuerza.
Que buena la similitud que has hecho, el smoothie parece sacada del cuadro mismo!
Un beso.

orquidea59 dijo...

No conozco la obra de Rothko, voy a mirar en san google.
Lo que si que me ha parecido preciosa es tu entrada y el batido con ese color. Además las moras me encantan.
Besos

Proyecto Culinaria dijo...

Nos encanta Rothko. Una gran entrada.
Saludos.

fresaypimienta dijo...

Preciosas fotografías Linda!!! este batido promete!!!! un beso

Linda Susan dijo...

Gracias a todos, me animáis muchísimo. Besos

antonia dijo...

Hola Linda! Me ha llegado al alma tu comentario echandome en falta! Tanto, que he corrido a poner una entrada!! Me he puesto las pilas y me alegro por leer posts como este tuyo y recrearme con tus fotos , desde luego que merece la pena!
Gracias por todo, un beso

Olivia dijo...

QUé bonitos lienzos y qué bonito color. Cierto es que este color es misterioso, en los cielos al atardecer, y en los batidos. Un abrazo!

Coses de Llàbiro dijo...

Me la guardo para cuando tenga moras frescas.
Besos.

luisa dijo...

como me gustan tus entradas. Genial este batido de moras, me imagino el sabor. Bss

Lapitusa dijo...

Exquisiteces varias una tras otra sin medida....

Elena - delicious stories dijo...

Me encanta Rothko, su pintura me emociona.
Y en cuanto al batido, promete mucho con esa mezcla de moras, yogur y vainilla. Deicioso!!!
Besos.

Publicar un comentario